Feel The Inspiration

Sostenibilidad: de lo virtual a lo material

Un diseño perfecto requiere materiales capaces de hacerlo realidad. Por eso, estamos siempre pendientes de las últimas tendencias en técnicas y materiales de construcción. Creemos que la tecnología es el denominador común que define la sostenibilidad en la nueva arquitectura. Una tecnología que nos permite ser más eficientes y más ecológicos sin perder un ápice de calidad estética. ¿Quieres saber cómo?

En anteriores ocasiones, hemos compartido contigo nuestro convencimiento de que la arquitectura puede y debe ser beneficiosa para el medio ambiente. Solo hay que cambiar el chip. Justo como lo hicieron en su momento los creadores de nuestras admiradas Passivhaus, puliendo el diseño y aprovechando las características ambientales de cada clima. Un logro que, gracias al desarrollo de las técnicas de construcción, es hoy más sencillo que nunca, como también lo es la fabricación de materiales; nuevos componentes que combinan un mínimo impacto ambiental durante su fabricación con una máxima eficiencia durante su vida útil.

Hoy te traemos algunos ejemplos, pero las posibilidades son infinitas. Gracias a ellos, certificados de sostenibilidad como Breeam, presente en todas nuestras promociones, pronto serán en un requisito estándar. Hasta entonces, nosotros seguiremos trabajando para llegar los primeros. Al fin y al cabo, la meta es un mundo mejor.

 

Building Information Modeling

Empezamos por una técnica de diseño que ya mencionamos en nuestro post sobre Morph Studio. Lo cierto es que nos ha gustado tanto, que queremos contarte un poco más acerca de BIM. Como ya sabrás, nuestra experiencia se basa en la realización del residencial Edén, un proyecto en que la espectacularidad del terreno, sus desniveles y su ubicación en un enclave de alto valor natural han requerido una atención absoluta al resultado final.

Nuestro objetivo siempre ha sido conseguir la armonía con la orografía del terreno, salvar los desniveles y ser parte del ecosistema mijeño. No queríamos camuflar Edén, sino crear un todo con el entorno. Pero, para conseguirlo, ha sido fundamental esta avanzada tecnología de simulación digital, ya que nos ha permitido evaluar previamente cada fase del proceso de construcción, así como su rendimiento en la vida real. Gracias a ello, el equipo de Morph ha trabajado desde el primer momento con un único archivo. Un entorno virtual en el que los distintos profesionales construyen en código binario el diseño, las instalaciones y la estructura, lo que favorece la coordinación entre ellos y previene futuros desajustes durante las obras. Además, los datos ofrecidos por la tecnología BIM posibilitan afrontar la construcción con mediciones exactas, algo de importancia crucial en un proyecto tan complejo como Edén.

 

 

Impresión en 3D

Las aplicaciones de la impresión en 3D son incontables, desde la fabricación de productos de uso cotidiano, hasta la creación de prótesis médicas, pasando por la construcción de edificios. Un sinfín de posibilidades que, sin embargo, no tienen que ser sostenibles por necesidad. Es ahí donde entra la ventaja de esta tecnología, porque podemos imprimir casas de materiales muy distintos. Ejemplos como el de Gaia, que utiliza arroz, tierra y madera, marcan el camino a seguir. No basta con aprovechar las ventajas de la impresión 3D; debemos beneficiarnos también su potencial ecológico. De hecho, la parte de arroz que compone la mezcla que ha dado forma a Gaia corresponde en realidad a los deshechos derivados del cultivo, no a la materia alimenticia en sí. Todo responde a una cuestión de conciencia medioambiental. Una actitud que compartimos plenamente y que demuestra que hacer viviendas sostenibles, no solo no es más caro, sino que su funcionamiento y mantenimiento posterior también es más eficiente.

 

 

Nuevos materiales

El desarrollo tecnológico ha permitido la aparición de nuevos materiales. Compuestos más respetuosos con el medioambiente que antes habrían sido imposibles de fabricar. Existen cientos de ejemplos, pero nosotros nos quedamos con tres: El Breathe Brick de Carmen Trudell, un ladrillo diseñado para filtrar el aire y eliminar las partículas contaminantes; el ladrillo de ceniza de la RMIT University, más ligero, eficiente y capaz de compensar la producción anual mundial de cigarrillos; y, por último, la Hidrocerámica del Iaac, un material capaz de reutilizar el agua de lluvia para enfriar los edificios de forma autónoma.

 

 

Fotos y video: Arquitectura y Empresa, CK Vango, 3D WASP, Kate Hajash.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *