Living In Style

SOB Arquitectos: función y emoción

 

 

 

Cuando Enric Soler fundó su empresa en 1978, el estudio SOB Arquitectos tenía un nombre distinto: Arquitectos & Urbanistas. Un detalle que nos una gran pista acerca del interés de este arquitecto catalán por el modo en que crecen las ciudades. Para Soler, el urbanismo y la arquitectura van de la mano y su visión de ambos se resume en unas pocas palabras que consideramos también parte de nuestra filosofía: funcionalidad, emoción, eficiencia y sostenibilidad. En sus propias palabras, la buena arquitectura es capaz de ser funcional y, al mismo tiempo, “transmitir vida”, una cualidad que no duda en atribuir a las viviendas de Kronos Homes.

Con referentes arquitectónicos tan dispares como el Panteón de Agripa y el Pabellón de la Exposición Universal de Barcelona de Mies Van der Rohe, Soler no oculta su preferencia por el racionalismo, fruto de su formación bajo los preceptos del movimiento moderno. Sin embargo, como buen urbanista, considera superada la zonificación por usos del urbanismo racionalista y aboga por una utilización conjunta de los espacios. No podemos estar más de acuerdo con ese concepto que integra el ocio, el trabajo, el comercio y la vivienda en un mismo lugar. Con ello, no solo se fomentan las relaciones humanas y se convierten las calles en puntos de encuentro, sino que se participa en una evolución vital para conseguir ciudades más sostenibles y menos contaminadas. Una aspiración que también compartimos con SOB Arquitectos.

Por todo esto y por la puesta en valor que hacen de la ubicación, hemos contado con ellos en dos de nuestros proyectos. Concretamente, H2O, en el canal del puerto de Badalona, y el residencial Horizonte, en Benalmádena. Ambos emplazamientos con el mar como leitmotiv, pero cada uno con su propio carácter; desde las reminiscencias náuticas de H2O, a la elegante reinterpretación de la arquitectura mediterránea en Horizonte. Dos ejemplos de integración urbanística que cumplen una de las premisas más representativas de SOB: generar una simbiosis entre la arquitectura y el lugar que ocupa.

 

Enric Soler explica la concepción y principios del proyecto H2O en el Puerto de Badalona

 

Al igual que Soler, nosotros también reivindicamos el papel de la arquitectura residencial como Arquitectura con mayúscula. Estamos convencidos de su capacidad para transformar la sociedad, pero somos conscientes de que algo tan grande nace de la implicación emocional de las personas con el lugar que habitan, un espacio que debe adaptarse a su estilo de vida y llegar a mejorarlo. En resumen, el compromiso perfecto en función y emoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *