Archilovers

Hoteles de Pritzker

Aunque suene obvio, un hotel es, por encima de todo, un edificio. Incluso si pensamos en una gran cadena de hoteles, seguramente recordaremos un espacio concreto; la habitación donde nos hospedamos, el hall en el que nos recibieron… Es decir, su arquitectura. Indisoluble de su imagen y de su marca. Tanto, que recurrir a un arquitecto Pritzker puede ser una jugada maestra.

Si nos sigues desde hace tiempo, quizás recuerdes el primer post en el que hablamos del archiconocido premio “Nobel de Arquitectura”. En él, indagábamos sobre el origen del galardón y sobre la familia que lo fundó: los Pritzker, o lo que es lo mismo, los propietarios de los hoteles Hyatt. Siendo así, lo que parece una gran coincidencia se convierte también en un asunto de sentido común: si quiero que mi hotel se distinga del resto, tendré que contar con un arquitecto que marque la diferencia. ¿Y qué mejor que uno que ha hecho suyo el apellido de un gran empresario hotelero? Como ves, todo queda en casa…

… O en una suite con unas vistas de ensueño sobre un paisaje de cine. A continuación, te proponemos algunos de los mejores hoteles con “Denominación de Origen Pritzker”. Tú eliges.

 

Hotel Grand Hyatt Berlín de Rafael Moneo

 

 

Empezamos en Berlín con un Pritzker al cuadrado: un hotel Hyatt y un premio Pritzker, en este caso el español Rafael Moneo. Para los que aún no tengáis muy claro el estilo del genial arquitecto navarro, sus proyectos difieren mucho de lo que suele verse entre los premiados más célebres. Moneo es ante todo sobriedad; una perfecta y aparentemente simple sobriedad. Sin embargo, bajo sus formas racionalistas actualizadas, sin grandes alardes estéticos, se esconde una máquina perfecta. Cada elemento cumple al milímetro con su función y no encontraremos ni un solo detalle accesorio. Todo aporta y nada sobra. Un planteamiento que ha generado una imagen reconocible, absolutamente atemporal y capaz de mimetizarse con cualquier entorno. Y todo ello sin perder un ápice de su personalidad.

 

Hotel Hesperia Tower Barcelona de Richard Rogers

 

 

El premio Pritzker 2007, en colaboración con el estudio Alonso y Balaguer, fue el encargado de proyectar un edificio que albergase un hotel y un centro de convenciones. El resultado es una torre de 105 metros y 30 pisos y un cuerpo inferior, cuyo nexo de unión es un impresionante atrio de 6 plantas de altura. La compleja estructura mixta de hormigón y acero cobra protagonismo en el conjunto, especialmente gracias a los enormes pilares inclinados del vestíbulo, o al muro cortina del exterior, pintado en un rojo que no pasa inadvertido. Pero, si algo capta nuestra atención, es el restaurante de la azotea, una suerte de OVNI que desafía las leyes de la física, apenas apoyado sobre la cubierta del edificio. Una apuesta arriesgada que ha consolidado la identidad de la Hesperia Tower y que la ha convertido en una referencia arquitectónica en el área metropolitana de Barcelona.

 

Renaisance Marriot Hotel de París de Christian Portzamparc

 

 

Los grandes ventanales ondulados son el principal elemento de este hotel proyectado por el Priztker francés. A sus vistas sobre el Arco del Triunfo y la Avenida des Ternes se suma, en la parte baja, un gran porche que permite apreciar el jardín interior que por el que se accede a la histórica Salle Wagram, una preciosa sala de espectáculos construida en el siglo XIX y que antes permanecía oculta tras la fachada del desaparecido teatro Empire.

 

Termas de Vals de Peter Zumthor

 

 

A los pies de los Alpes suizos, se levantan estos baños proyectados por Zumthor en su país natal en 1993. El desafío del proyecto radicó en una doble integración: por un lado, en el complejo hotelero existente; y, por otro, en el maravilloso entorno natural que lo circunda.  La solución consistió en utilizar como techo de las termas la pradera sobre la que se asienta el hotel original y, al mismo tiempo, emplear la piedra característica de Graubunden como principal material de construcción. Ya en el interior, el ritual del baño se presenta como un recorrido entre luces y sombras en el que el visitante podrá buscar y escoger su propio recorrido.

 

Fotos: Ondiseño, Booking, Pinterest, E-architect, Sobrearquitecturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *