Archilovers

Arquitectura en la naturaleza

La palabra refugio es una de las más evocadoras al hablar de arquitectura. A cualquiera de nosotros nos viene a la mente la imagen de un espacio acogedor, cálido, normalmente situado en un lugar frío, donde su interior crea una atmósfera protectora. El sitio perfecto para desconectar y rodearse de naturaleza.

Estas fechas son el momento perfecto para escaparnos de la ciudad y resguardarnos en nuestro refugio favorito. Las posibilidades son tan variadas como el significado de la palabra. Para muchos será la casa de un familiar, una cabaña en mitad del bosque, un hotel en una estación de esquí, o un verdadero refugio alpino al borde de un cortado, suspendido entre las nubes.

Nosotros hoy te invitamos a que visites nuestros refugios preferidos. Vamos a verlos.

 

Restaurante Chäserrug de Herzog & de Meuron

Es casi inevitable asociar “refugio” con “alpino”, algo que Herzog & de Meuron han tenido muy en cuenta para diseñar este restaurante situado en plenos Alpes suizos, a 2260 metros de altitud. A la hora de materializar el proyecto, decidieron mantener la gran base de hormigón y la estructura de acero del edificio anterior, pero se pusieron el reto de construirlo íntegramente en madera. Esta preocupación por la sostenibilidad no es una novedad en la arquitectura de los Pritzker 2001, por lo que contaron con artesanos locales para fabricar las piezas que habrían de ensamblarse una vez terminadas. Con el mismo objetivo, optaron por transportar los materiales en los viajes regulares del teleférico de la estación de esquí y aprovecharon la tierra excavada para mezclar el hormigón. El resultado es un espacio amplio y diáfano, abierto al espectacular paisaje, pero pensado para crear un ambiente protector y acogedor en mitad de la montaña.

 

 

 

Unterhus y Oberhus de Peter Zumthor

Annalisa, la mujer de Peter Zumthor siempre había querido vivir en una casa de madera. Mucho mejor si podía construirse en Leis, una preciosa aldea enclavada en los Alpes suizos.  Zumthor recuperó su primitivo oficio de ebanista para tejer las piezas de madera que dibujan las líneas de estas dos casas: Oberhus y Unterhus. Los materiales y las formas son los tradicionales en la arquitectura local: madera de abeto, teca y tejados a dos aguas. Una fisionomía que adquiere su personalidad propia al sustituir las pequeñas ventanas por enormes cristaleras que se abren desde el suelo hasta el techo. El Pritzker 2009 ha buscado incorporar al interior la visión panorámica y la luminosidad de la montaña. Y para dar una nota de color entre tanta madera, el mobiliario incorpora piezas de Platner, Jacobsen, Citterio, Dordoni y, claro, el propio Zumthor. Además, si te gusta tanto como a nosotros, a lo mejor te apetece pasar una semana en Unterhus. Los Zumthor la alquilan.

 

 

 

Refugio Skuta de OFIS, AKT II y Harvard GSD

Si nos alejamos del lujo y la comodidad de los anteriores edificios, es para recuperar la función esencial del refugio de montaña: ofrecer cobijo a los alpinistas durante su aventura. Un espacio austero, funcional, solo pensado para la supervivencia y la resistencia en las condiciones climatológicas más extremas. O, por lo menos, esas fueron las premisas bajo las que en 2015 se diseñó el refugio de la montaña Skuta en Eslovenia. La difícil orografía del terreno impuso un diseño en tres módulos, apropiados para ser transportados en helicóptero y terminarlo en un solo día de trabajo. Desde entonces ha quedado al servicio de los montañeros y ya forma parte de este símbolo de Eslovenia, la cumbre más elevada de los Alpes Julianos y único parque natural del país.

 

 

Seth Peterson Cottage de Frank Lloyd Right

El último proyecto construido por el genial arquitecto de Wisconsin fue un modesto refugio de 80 metros cuadrados frente al lago Mirror. Fue en 1958, con un Right de 90 años, cuando Seth Petterson le convenció para crear esta pequeña joya de la arquitectura contemporánea. En 1960, con el edificio inacabado, el arquitecto ya había fallecido y Seth Peterson decidió suicidarse. Sin embargo, los siguientes propietarios terminaron el proyecto, aunque en 1966 quedó dentro de los límites de un parque natural y pasó a ser una propiedad  del estado. Años después, en 1992, tras décadas de abandono y vandalismo, una campaña de concienciación sobre su valor consiguió el dinero suficiente para devolverla a su estado original, incluso con elementos que figuraban en los planos y que nunca llegaron a construirse. Hoy en día, esta casa concebida en torno a una chimenea y con enormes ventanales al este sur y oeste parece recién construida, tal y como Peterson y Right nunca llegaron a verla.

 

 

Photos:  Juergen Pollak, Pinterest, Anze Cokl, Kit Hogan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *