Archilovers

La revolución de los barrios mutantes

Desde Chueca al Barrio de Salamanca no hay más de diez minutos andando. Esta frase, que podría ser una perogrullada, esconde en su sintaxis más de lo que parece. Porque, precisamente andando, las ciudades nos parecen entes inamovibles, calles como fronteras que separan invisiblemente mundos...