techo-vivienda
Consejos

¿Qué tipo de falso techo es mejor?

El falso techo se ha convertido en un elemento muy necesario, sobre todo porque nos permite obtener un espacio extra para instalaciones eléctricas, fontanería y, sobre todo, climatización . Por lo tanto, si te has propuesto instalar uno en tu vivienda, te contamos los tipos de falso techo existentes. 

Ya te adelantamos que no solo existen diferentes diseños, sino también materiales de toda clase con los que se fabrican estos elementos. Las siguientes explicaciones te ayudarán a tomar la mejor decisión.

Tipos de falso techo

Falso techo continuo

A continuación, te presentamos las características que los definen:

  • Están fabricados en dos tipos de materiales: yeso laminado y escayola.
  • Son estructuras fijas y, por lo tanto, no pueden ser desmontadas y colocadas de nuevo. 
  • Necesitan un cierto mantenimiento.
  • Su aspecto continuo los hace pasar inadvertidos y son estéticamente los más atractivos.

Falso techo registrable

Por su parte, el registrable ofrece los siguientes rasgos:

  • Más variedad de materiales.
  • Instalación rápida y sencilla.
  • Fácil mantenimiento, puesto que si alguna pieza se estropea únicamente hará falta reemplazarla por una nueva.
  • Por contra, las opciones estéticas son más limitadas y su uso en grandes espacios nos remite a oficinas y locales.

Tipos de falso techo según el material de fabricación

También hemos de realizar un inciso para referirnos a las diferentes tipologías de falso techo, atendiendo al material con el que están fabricados. Podemos, de esta manera, destacar los que siguen:

  • Pladur: Es un material muy barato y popular. Muchas veces se combina con lana de roca para reforzar su aislamiento.
  • Escayola: Destaca por su versatilidad y porque facilita en gran medida el trabajo de los instaladores.
  • Fibra de vidrio: Es una de las últimas novedades del mercado y gusta mucho por sus excelentes cualidades para amortiguar el sonido.
  • Lamas: Hablamos tanto de lamas de aluminio, como de madera o de vinilo. Sin duda, una opción perfecta para quienes apuestan por la modernidad. 
  • Placas de vinilo: Con este material se logra crear una película que protege el techo y la vuelve impermeable. Esta característica convierte este tipo de techos en los más adecuados para una cocina. 
  • Placas Troldtekt: Se compone de un aglomerado de madera en tiras que se mezclan con cemento y que permite insonorizar con excelentes resultados una habitación. 

Ventajas de instalar un falso techo en la vivienda

Sin duda, los falsos techos nos convencen cada vez más, ya que ofrecen un óptimo aislamiento térmico y nos permiten obtener un ahorro considerable en las facturas energéticas. En concreto, nos aportan las siguientes ventajas:

  • Permiten ocultar tuberías e instalaciones eléctricas, además de los conductos del aire acondicionado.
  • Puede tapar las grietas o humedades existentes en el techo original.
  • Funciona como aislamiento tanto térmico como acústico.

En definitiva, aunque no podemos afirmar que un tipo de falso techo es mejor que otro, sí que podemos adelantarte que la elección dependerá de las circunstancias específicas de la vivienda o el presupuesto marcado. En cualquier caso, lo más acertado es que te dejes asesorar por expertos para que te aconsejen sobre la mejor opción para tu caso concreto.