decoracion-industrial
Living In Style

Cuna y claves del estilo industrial

Hay estilos decorativos por los que no pasa el tiempo. Si quieres algo que perdure y que te permita disfrutar de un hogar actual, te contamos de inmediato cuáles son las características de la decoración estilo industrial. Una opción que no pasa de moda y que tiene un sinfín de posibilidades.

Nueva York, la cuna de la decoración estilo industrial

Para empezar, ten presente que hablamos de un modo de decorar con más de 60 años de existencia que, sin embargo, continúa siendo la elección indiscutible en muchas casas, pues ofrece una propuesta ecléctica y bohemia que estimula nuestros sentidos. 

En concreto, este estilo nació en Nueva York, a mediados del siglo XX, cuando los artistas  apostaron por reconvertir fábricas o almacenes abandonados en unas residencias sin separaciones interiores, prácticamente diáfanas y caracterizadas por unos techos muy altos y unos ventanales por los que entraba la luz a raudales. Efectivamente, eran los conocidos como lofts. ¿Quieres sentirte un artista en tu hogar? Pues vamos a desgranar los secretos del estilo industrial.

Apartamento de estilo industrial

Claves del estilo industrial

  • Piezas emblemáticas y el acero inoxidable como rey indiscutible: el estilo industrial cuenta con sus imprescindibles como las sillas Tolix, las mesas con tabla de madera envejecida y patas de hierro, los sofás chéster de cuero… Por supuesto, todos aquellos muebles elaborados con acero tienen cabida en esta decoración.
  • Todo a la vista: otra característica que no pasa inadvertida es la predilección por mostrar las vigas, los pilares y demás elementos estructurales en bruto, incluida la fontanería y la instalación eléctrica. En suma, todo a la vista y sin artificios. Y, en la misma línea, un bonito muro de ladrillo visto constituye otro de los imprescindibles de la decoración de estilo industrial.
  • Eclecticismo: puedes permitirte mezclar muebles de varios materiales sin problema ya que quedará a las mil maravillas siempre que lo hagas con criterio. Recuerda que los materiales predominantes son la madera, el acero, el cuero, el hormigón o el ladrillo. 
  • Espacios diáfanos: dado que los espacios fabriles, en los que no hay apenas muros ni separaciones, son los que vieron nacer a la decoración industrial, no puede faltar este rasgo en una vivienda de este estilo dado que se basa en una búsqueda constante de amplitud.
  • Recicla y reutiliza: el estilo decorativo industrial demanda la reutilización de materiales y es la excusa perfecta para que le concedas una segunda oportunidad a ese viejo mueble de la familia o a aquellos que puedas adquirir en tiendas especializadas en antigüedades.
  • Iluminación: nos encontramos con un tipo de lámparas bastante sencillas puesto que la apuesta consiste en mostrarlas al desnudo, cableadas desde el techo y con diseños muy toscos.
  • Colores neutros: el blanco o el marrón son algunos de los colores que predominan en estas estancias.
  • Luz natural: como ya os hemos contado, los ventanales amplios también definen a estos hogares.
Espacio abierto de estilo industrial

Sin duda, el estilo industrial se ha convertido en un referente en el mundo de la decoración, ya que muchos consideran toda una aspiración decorativa aportando calidez y modernidad al hogar. Si te declaras un convencido de la decoración industrial, ya te adelantamos que no te vas a arrepentir de dar el paso hacia esta tendencia con tanto carácter.