Living In Style

Decoración de habitaciones según el método Montessori

No podemos pasar por alto una de las últimas tendencias decorativas de espacios infantiles, una especialmente interesante que defiende la autonomía del niño para favorecer su desarrollo. Seguro que, a estas alturas, ya habrás adivinado que hablamos de la decoración Montessori en habitaciones, que lleva años pisando fuerte y que, sin duda, cada día nos gusta más.

En concreto, este estilo se basa en la educación ideada por la pedagoga italiana María Montessori (1870-1952), caracterizada por conceder una especial importancia a la capacidad de los niños para realizar tareas conforme a su edad. Una filosofía que otorga el máximo respeto a su autonomía y que busca promover su aprendizaje y maduración.

Para conseguirlo, los dormitorios de los más pequeños se reinventan, de manera que ellos mismos puedan ocuparse de tareas sencillas, como coger su propia ropa, sus cuentos y sus juguetes sin la necesidad de un adulto. 

¿Sabes cuáles son los pilares que sustentan una habitación amueblada y decorada según el método Montessori? Ahora mismo te lo contamos.

Todo a su escala

La primera norma que debemos tener presente es que todos los muebles de la habitación deben escogerse teniendo en cuenta la talla de los niños. Así se sentirán a sus anchas, más cómodos y seguros.

Habitación para niños con elegante y cómoda cama en el suelo y juguetes. Interior Montessori

La cama

La cama es la pieza fundamental de estos espacios y, por tanto, debe estar a su altura. En este sentido, es muy habitual que las camas Montessori carezcan de patas y se sitúen a ras del suelo, ya que así los niños pueden dormir y descansar cuando lo necesiten.

Afortunadamente, la oferta de fabricantes que nos ofrece este tipo de camas cada vez resulta más amplia. Es más, en el caso de que los niños sean muy pequeños, un simple colchón tendido sobre el suelo, o mejor, sobre una alfombra, bastará. Desde luego, son ideales para evitar caídas. 

Las estanterías

Sus cuentos, sus juguetes y cualquier otro material que sea de su interés debe estar a su alcance, para que pueda alcanzarlo sin ayuda de un adulto. Aunque no lo creamos, según María Montessori, todos estos aspectos reafirman la independencia del niño y le ayudan a madurar.

Estantería estilo Montessori con material de madera

Un armario a su medida

No hay que empeñarse en instalar un armario concebido para los adultos en los que nuestros hijos, por sí mismos, no pueden descolgar una prenda de vestir o su disfraz favorito. Como no podía ser de otro modo, el método Montessori recomienda armarios creados a su escala y de fácil acceso diseñados pensando en las limitaciones propias de su corta edad.

Dormitorio Montessori para niños

Que no falte un espejo

Otra manera de estimular su aprendizaje es con la simple colocación de un espejo en su dormitorio, pero recuerda que ha de estar a su altura. Aunque, si lo prefieres, también puedes ubicarlo en el salón o en la estancia que consideres conveniente. Y ¿por qué pueden fomentar su desarrollo? Pues te lo explicamos brevemente:

  • A edades tempranas les ayuda a entender que son seres independientes.
  • Podrá observar su movimiento y eso les motivará a moverse aún más.
  • Si además cuenta con una barra, al modo de sala de ballet, esto les facilitará ponerse de pie y a andar.
  • Les proporciona una visión global del espacio en el que se encuentran.

En definitiva, si tienes bebés o niños pequeños en casa es posible que te hayas planteado el método de decoración Montessori a la hora de amueblar su futura habitación, pero no tienes porqué limitarte a ese espacio: cualquier otro rincón puede convertirse en un estupendo lugar para poner en práctica este método educativo en tu hogar.