aislantes para viviendas
Eficiencia

Materiales y ventajas de los aislantes térmicos

Una de las claves de la eficiencia energética reside en seleccionar los mejores aislamientos térmicos para viviendas. El mercado es bastante amplio y, a la hora de escoger, hay muchos factores a tener en cuenta. De hecho, la elección variará en función de las características de la casa y de las condiciones climáticas de su ubicación. Vamos a adentrarnos un poco más en este asunto.

Para empezar, debes tener presente que el aislamiento térmico protege el interior de cualquier estancia o edificación frente a los cambios térmicos del exterior, pero también evita las fugas de calor y frío del interior al exterior.

¿Por dónde se escapa el calor o el frío en una casa?

Resulta obvio que en verano queremos mantener fresco el interior y que en invierno no se escape al calor de la calefacción. En este sentido, conviene recordar que, según los expertos, a través de las cubiertas y las fachadas podemos llegar a perder entre un 25 % y un 30 % de la temperatura interior.

Ventajas de un buen aislamiento térmico

Si el aislamiento térmico es el adecuado, podremos lograr los siguientes beneficios:

  • Reducir el gasto en calefacción y aire acondicionado.
  • Disminuir considerablemente la condensación en el interior.
  • Combatir el moho y las humedades.
  • Amortizar la inversión en unos pocos años.
Interior de una vivienda

Materiales para aislar fachadas

A continuación, os explicamos en qué consisten algunos de los mejores aislantes térmicos para fachadas según sus excelentes resultados:

  • SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior): este sistema consiste en la colocación de unos paneles aislantes en la superficie exterior de la fachada. Dichos paneles pueden estar elaborados por en diversos materiales, como el poliestireno expandido (poliespán), el poliestireno extruido, o la lana mineral entre otros.
  • Inyección de aislamiento térmico: únicamente es preciso efectuar una serie de perforaciones en la cara interior o exterior de la fachada. A continuación, se inyecta un material aislante que normalmente suele ser poliuretano, o celulosa.
  • Lana de roca: Otorga una excelente protección tanto a nivel térmico como acústico y también resiste muy bien el fuego, además de ser hidrófugo. 
  • Corcho: sostenible, completamente natural, y con unas sobresalientes propiedades aislantes acústicas y térmicas, el corcho es una gran opción para interiores.
  • Placas de yeso laminado: destaca por su fácil instalación y por su amplio abanico de grosores y composición.

Consejos para hacer una buena elección

Sin duda, el mercado de los aislantes térmicos para casas es enorme. Por lo que, para acertar, te dejamos una serie de recomendaciones:

  • Busca siempre un material que pueda protegerte tanto del frío como del calor. Sea el que sea, debe poseer una baja conductividad térmica y una alta resistencia térmica.
  • Debe ofrecer una buena resistencia ante el fuego.
  • Y, si el aislamiento también es adecuado para amortiguar los sonidos del exterior, mucho mejor.

Ahora que ya conoces lo básico sobre aislamiento térmico, te animamos a que confíes en especialistas que puedan ofrecerte un buen asesoramiento. Y, si quieres seguir leyendo, te recomendamos que eches un vistazo a este artículo.