Sostenibilidad

Certificado energético de viviendas

¿Sabías que todos los edificios de viviendas cuentan con su correspondiente certificación energética? De hecho, este es un documento imprescindible para su venta o alquiler. Si estás buscando comprar, vender o alquilar una casa, no te olvides de ella y sigue leyendo. Te contamos todos los detalles.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la certificación energética es uno de los documentos que se deben presentar en la notaría cuando se vaya a producir la firma del contrato. En caso de no contar con él,  el notario podría negarse a formalizar la operación.
Pero vamos a ver exactamente qué es la certificación de eficiencia energética en viviendas y, sobre todo, a quién corresponde su elaboración.

¿En qué consiste la certificación energética?

Este certificado determina cuál es el consumo energético de un edificio o vivienda durante un año. Por lo tanto, al igual que sucede con los electrodomésticos, los edificios también cuentan con una calificación por niveles de eficiencia que queda reflejada en la correspondiente certificación energética. 

Sin duda, es importante disponer de esta información a la hora de alquilar o comprar una vivienda, ya que nadie desea vivir en una casa que requiere mucha energía para mantenerse caliente en invierno o fría en verano.

Así pues, nos encontramos con una escala que va desde la letra A a la G:

  • Clasificación A que corresponde a edificios más eficientes energéticamente.
  • Clasificación G para los edificios menos eficientes energéticamente y que suelen ostentar las construcciones más viejas.

Como ya habrás imaginado, la intención de estos certificados, además de ayudarnos a ahorrar en nuestras facturas, es promover un tipo de construcción más sostenible. 

Escena cotidiana de familia

Excepciones a este documento

No obstante, no todos los edificios están obligados a contar con este documento. En este sentido, caben las siguientes excepciones:

  • Edificios religiosos y de culto.
  • Construcciones provisionales siempre que no superen los dos años.
  • Talleres o habitáculos con usos agrarios.
  • Edificios y monumentos protegidos.
  • Otros casos atendiendo a circunstancias excepcionales.

¿Cómo se tramitan los certificados energéticos?

Toma nota de los pasos precisos para su obtención:

  1. Busca a un técnico certificador autorizado en tu zona y pídele una cita para que acuda a evaluar tu vivienda. A lo largo de su visita se ocupará de examinar aspectos como la fachada, los cerramientos, así como las instalaciones de climatización y calefacción existentes.
  2. El técnico concluye su trabajo y te entrega un dossier en el que se incluyen los defectos que ha observado y las posibles mejoras que se pueden llevar a cabo para obtener una óptima cualificación energética.
  3. Registra el certificado en el organismo correspondiente de tu comunidad autónoma, que se ocupará de comprobar que todo es correcto. En muchas ocasiones, es el mismo técnico el que asume esta función sin que el propietario deba preocuparse por nada más.
  4. En cuanto se registre y reciba la pertinente aprobación, se expedirá la etiqueta energética oficial.
Presentación profesional

Pero no vayas a creer que este certificado no caduca, pues pasados diez años deberás repetir el proceso descrito. 

Dicho todo esto, solo nos queda destacar que las viviendas de Kronos Homes cuentan con certificación energética de tipo A, pues apostamos por la arquitectura sostenible y estamos seguros de que, para nuestros clientes, es importante participar de este cambio de rumbo en la forma de construir y de vivir.