contrucciones sostenibles
Sostenibilidad

Cómo construir viviendas eficaces y sostenibles

Vivienda y eficiencia, dos conceptos que hoy en día van estrechamente relacionados. Son muchos los profesionales que se plantean cómo construir viviendas para fomentar su eficiencia y sostenibilidad y conseguir así contribuir a la conservación del medio ambiente sin descuidar el diseño y la arquitectura.

Todo un reto en el que hay que tener en cuenta estos factores no se consiguen reduciendo espacios, o minimizando costes en los materiales, sino aplicando la combinación perfecta entre diseño, tecnología y decisiones inteligentes para que la vivienda se adapte al entorno. El resultado será un menor gasto energético y, por lo tanto, un menor impacto en el medio ambiente.

La forma en la que se plantean los proyectos determina el éxito de los resultados, por lo que hay una serie de cuestiones a seguir para alcanzar el objetivo de una mayor eficiencia y sostenibilidad que se detallan a continuación. Además, también hay que tener en cuenta el Código Técnico de la Edificación (CTE), que recoge la normativa sobre la eficiencia energética a la hora de construir y rehabilitar viviendas.

Orientación de la vivienda y diseño bioclimático

Elección clave. A la hora de pensar en eficiencia energética, la orientación de la vivienda será una decisión de gran importancia.

El objetivo es que la orientación sea la adecuada para optimizar el consumo de la vivienda, de modo que la ubicación y los recursos naturales y arquitectónicos hagan que, en los momentos cálidos del año, la vivienda tenga una buena temperatura y, en momentos más fríos, se pueda aprovechar el sol para producir calor. Estos principios del correcto uso de la orientación dependerán, obviamente, del espacio y de si son compatibles con el diseño y el estilo arquitectónico.

En este sentido, el diseño bioclimático entra en juego. El clima del lugar también será determinante a la hora de poder integrar la construcción y poder beneficiarse del diseño pasivo para un mejor aprovechamiento de los recursos naturales y su consiguiente reducción del gasto energético.

Construcción eficiente

El aislamiento

Si la orientación es importante, el aislamiento de la vivienda no lo es menos. De hecho, es uno de los pilares básicos de la eficiencia energética. Un buen aislamiento térmico supone reducir las pérdidas de energía de la vivienda. ¿Cómo se consigue? Durante el proceso de diseño, hay que pensar en aislar todas las superficies que rodean la vivienda, o lo que es lo mismo, aislar la envolvente térmica de la vivienda (fachadas, cubiertas, balcones, porches, etc.).

Esto se consigue con la utilización de materiales que tengan una alta resistencia térmica, es decir, que sirvan para impedir la circulación del frío y calor de dentro a fuera y viceversa.

Ventilación controlada

La idea es evitar derrochar el 20% de energía que se puede llegar a malgastar cuando se produce la renovación del aire de la vivienda. Por eso, es importante establecer un sistema de ventilación controlada que fije un ritmo de renovación del aire óptimo. Aquí tendrá que ver mucho la ubicación y orientación de la vivienda, así como la forma de la construcción. En este sentido, se busca una circulación de aire, es decir, de entrada y salida, en el interior de la casa, lo que se conoce como ventilación cruzada. Un elemento que cobrará especial importancia en este apartado es poder contar con ventanas de calidad, herméticas y con doble vidrio.

Viviendas autosuficientes

Para alcanzar la máxima eficiencia, lo ideal sería que la construcción contase con mecanismos que garantizasen la autosuficiencia de la vivienda a nivel energético, de manera que se conviertan en construcciones capaces de minimizar el uso de energías no renovables y de valerse sobre todo de las renovables.

La eficiencia energética en la construcción de edificios y viviendas es uno de los objetivos y pilares sobre los que se sustenta el Pacto Verde Europeo que tiene como meta la neutralidad climática (emisiones de CO2 iguales a las que se retiran) para el año 2050, gracias a la construcción de edificios sostenibles y ciudades verdes. Todo esto hará que se establezca un camino sólido hacia un consumo nulo.