Archilovers

RCR Arquitectes: la arquitectura del paisaje

En 2017 RCR Arquitectes ganó el premio Pritzker y sus fundadores se convirtieron en los segundos arquitectos españoles en conseguirlo. También fueron el grupo más numeroso premiado hasta la fecha. Pero, sobre todo, consiguieron ser universales desde lo local, respetando al máximo la arquitectura tradicional y su integración paisajística. Hoy, tres años después, está a punto de abrir sus puertas el Clubhouse de Palmares, un proyecto de Kronos Homes que representa a la perfección la filosofía que los llevó al Olimpo de la arquitectura.

 

 

Cuando Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta decidieron cerrar su estudio en Barcelona y asentarse en Olot, no estaban cambiado su residencia; en realidad estaban diciendo al mundo que se puede hacer una arquitectura universal desde una perspectiva local. De hecho, su rasgo más característico, la atención al impacto de la arquitectura en el paisaje, solo puede entenderse como una purificación de la arquitectura en su relación con la naturaleza. Seguramente por eso, Luis Fernández-Galiano, en el libro RCR Arquitectes 1988-2017, definió su trabajo como “la arquitectura del paisaje y la tierra”. A nosotros nos parece una descripción perfecta.

 

 

Cualquiera que haya visto una de sus obras al natural, habrá apreciado una austeridad y una rotundidad que solo la naturaleza habría logrado. A esa impresión ayuda la crudeza de los materiales que suelen emplear: el acero cortén, la piedra presente en cada localización, el vidrio y la madera. Pero esa aparente sencillez, que ha configurado un lenguaje arquitectónico propio, esconde una  dimensión escultural que lleva a sus proyectos a participar en el entorno desde un doble enfoque: su condición de objeto material y su enorme potencial de abstracción. Es decir, lo que en otros habría supuesto una contradicción, en RCR es gran parte de su esencia. Las formas evidentemente artificiales de sus construcciones se tornan naturales en contacto con el paisaje.

 

 

A continuación, compartimos con vosotros, algunos de sus proyectos más representativos, entre los que incluimos el primero de los muchos que esperamos hacer realidad juntos.

 

Palmares en El Algarve

 

 

La riqueza natural del enclave y su orografía casi escénica nos hicieron pensar de inmediato en RCR. Sabíamos que era el estudio idóneo para llevar a buen término un resort cuyas dimensiones e infraestructuras debían ser compatibles con un impacto visual y ambiental mínimo.

 

 

El dominio de los grandes espacios que RCR ha demostrado en el Parque de la Arboleda o el Estadio de Atletismo de Olot fueron argumentos más que suficientes para confiar en su capacidad de convertir Palmares, no solo en un proyecto de referencia en el Algarve, sino en un ejemplo de arquitectura de vanguardia e integración paisajística a nivel mundial.

 

 

El resultado final de Palmares está cada vez más cerca. Muy pronto, a lo largo del otoño, abrirá sus puertas el espectacular Clubhouse, un espacio que supone un punto de encuentro para toda la promoción. Sus formas angulosas se despliegan como estratos del terreno que emergen de la tierra y se despliegan como un abanico sobre la ladera que lo contiene. Al mismo tiempo, su acabado en hormigón se mimetiza con el color de la piedra local, algo que veremos en el resto de construcciones, en las que también descubriremos guiños a la arquitectura vernácula del Algarve. En resumen, RCR en estado puro.

 

 

Casa Horizonte en La Garrotxa

 

 

También conocida como la Casa de la Garrotxa, es uno de esos proyectos que parecen una intervención escultórica, hasta que profundizamos y tomamos conciencia de sus sólidos fundamentos arquitectónicos. Para su ubicación, se aprovecha una vez más un desnivel que la ayuda a integrarse en el entorno. Y, a pesar de sus marcadas formas cúbicas, da la sensación de que la estructura ya estaba ahí y solo había que retirar la tierra que la cubría para liberarla como parte del paisaje.

 

 

En el otro lado, la casa se sumerge en la tierra 1,5 metros, lo que acentúa la fuerza visual de los prismas que contienen los distintos ambientes y genera patios bajo el nivel de la parcela para facilitar las vistas a las montañas. Ello permite también la construcción de un estaque, que sirve de transición entre lo natural y lo artificial, mientras que la característica pátina del acero cortén naturaliza las aristas del conjunto y ayuda a su inclusión en la gama cromática creada por la vegetación y las tierras de cultivo.

 

 

 

Bodegas Ben-Lloc en Palamós

 

 

En este proyecto RCR vuelve a sumergirse en el terreno, de manera que la intervención apenas tiene impacto visual y sí mucho sentido, ya que hablamos de unas bodegas. No solo se trata de una opción estética, sino, sobre todo, de una decisión funcional para la conservación de los vinos. No obstante, al mismo tiempo, también se logra crear una suerte de viaje iniciático en el mundo de la enología, un recorrido que resulta una experiencia en sí mismo: la oscuridad de los pasillos subterráneos contrasta con la luminosidad mediterránea del exterior y el cambio de temperatura, unido al trazado laberíntico de los corredores, nos lleva a un mundo completamente distinto a todo lo que hayamos visto antes.

 

 

Por otro lado, además de su calidad escénica y de la maestría en la configuración de los espacios, destacan sus cualidades en materia de sostenibilidad, en las que el componente funcional que mencionábamos toma protagonismo. Así, bajo la tierra, bajo las viñas, los edificios de piedra y acero se mantienen a una temperatura estable y su climatización es fácilmente controlable. La magnitud del espacio excavado nos envuelve en un ambiente en el que el aire se percibe como un elemento fundamental. Los sonidos se amortiguan y el tiempo parece detenerse. Es entonces cuando el vino tiene la atención de todos nuestros sentidos.

 

 

Espacio Público Teatro La Lira en Ripoll

 

 

La Lira no es un edificio, pero lo fue. Y esa es precisamente su fuerza expresiva. Esta gran plaza cubierta, enmarcada entre medianeras es el vacío de un teatro, con todo lo que ello conlleva; entre otras cosas, la posibilidad de hablar de su componente dramático. Porque realmente lo tiene: Por un lado respeta la muralla urbanística que forman los edificios frente al río Ter; por otro, convierte en protagonistas de la vida real a los vecinos que hacen uso de ese espacio público; y, por último une las dos márgenes fluviales como si la propia ciudad lanzara un brazo a la otra orilla. Todo ello con el acero como material principal. Un elemento que sigue fielmente la línea de RCR y que adquiere un sentido más profundo en esta ocasión, dado el pasado metalúrgico de la localidad.

 

FOTOS: Kronos Homes, Despierta y Mira, Eugeni Pons, Plataforma Arquitectura, El País, ARQA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *