Inside Kronos

Kronos Homes es #pureart

La semana pasada, la Revista AD eligió nuestras oficinas para mostrar la influencia del arte en el lugar de trabajo. Los cuadros y las esculturas transforman cualquier espacio más que ningún otro elemento decorativo, porque son mucho más que decoración. Esta semana, queremos presentaros a los autores de las obras de arte que nos acompañan en nuestro día a día. Artistas de vanguardia que muestran cómo el arte puede llegar a cambiar nuestra vida ¿Nos acompañáis?

 

Cuando Schneider & Colao crearon nuestras oficinas, se inspiraron en el enfoque residencial de la empresa para crear una gran casa en la que los profesionales de Kronos Homes trabajan y se relacionan. Un espacio común en donde se vive la realidad profesional, pero también la personal. Por eso, el arte, a través de su presencia en los lugares más transitados, es capaz de generar un ambiente distinto. Más personal, más cercano y, desde luego, más acogedor.

 

 

Tal y como señala Saïd Hejal en el artículo de AD: “Las personas prosperan en un entorno positivo y optimista, y tener arte en el lugar de trabajo aumenta la creatividad y la eficiencia. También se ha demostrado que la música, otro estímulo para los sentidos, mejora la productividad. Además, dado que las personas pasamos más tiempo en el trabajo que en casa, es importante que evolucionemos en un entorno agradable y estimulante. Por todo esto, hicimos del arte una parte integral de las oficinas de Kronos Homes”.

 

No obstante, existe un trasfondo en las obras de arte que contemplamos a diario. Una motivación, una historia; en definitiva, toda una vida que ha llevado a los artistas a plasmar una parte de su universo vital en esa pieza concreta. Hoy queremos descubrir un poco más acerca de la trayectoria de cada uno de ellos.

 

RCR Arquitectes

 

 

La presencia de las obras de gran formato de RCR no pasa inadvertida para nadie. Son tres grandes pinturas que reclaman su protagonismo sin estridencias. El estudio de Olot, ganador del Pritzker en 2017, afronta sus proyectos de una manera muy conceptual, cercana a la abstracción más pura, algo que cobra toda su dimensión durante la fase en la que se concibe la intervención. Un momento de inspiración en el que se sientan las bases para, después, materializar la idea.

 

 

En la exposición RCR Arquitectes: creativitat compartida, pudimos ver que su arquitectura se articula a través de siete premisas fundamentales: la mediación con el paisaje, el espacio, la presencia del tiempo, la función pública y social, la estructura y materialidad, el sistema y la desmaterialización. Siete elementos que se superponen y se interrelacionan para crear una arquitectura pensada para mejorar la vida de las personas sin perjuicio del entorno.

 

Así, los cuadros que vemos en nuestras oficinas corresponden a esa primera fase del proyecto en la que todo está por llegar; cuando el concepto todavía no tiene forma y todas las posibilidades son reales. Las líneas, los colores y la composición de estas pinturas fueron la génesis de Palmares, nuestro resort en El Algarve. Seguramente por ello transmiten la paz del océano y la fuerza de la naturaleza.

 

Rafa Macarrón

 

 

Rafa Macarrón es un mundo en sí mismo. Exciclista, fisioterapeuta e hijo de un matrimonio de arquitectos, su infancia transcurrió entre la colección de arte de sus padres. Un caldo de cultivo perfecto para uno de los artistas españoles más prometedores del mundo. Su obra literalmente vuela, tras su éxito en las exposiciones Pop Up de Nueva York, Horizonte Horizontal de Turquía, Off the Wall de Miami; y en ferias como ARCO, Zona MACO, ArtBo, ArtMadrid, Scope Basel, o Art Miami.

 

Del ciclismo adopta el espíritu de sacrificio, la disciplina diaria y el afán de superación. Tres fudamentos que ha trasladado a su vida diaria frente al lienzo, siempre buscando que cada obra sea mejor que la anterior; que se aprecie una evolución. Huir de lo estático y seguir viendo algo nuevo a cada momento. Ser capaz de vivir nuevas sensaciones y transmitirlas con mayor profundidad. Una metáfora del viaje sobre los pedales traducida a la pintura.

 

 

Y con un punto de partida tan original, lo inevitable era ser igualmente original. Su obra es vibrante y surrealista; un catálogo de personajes extraños que se van tornando familiares según te relacionas con ellos. Sus escenas parecen mutar y transformarse, como si pudieran transitar de cuadro en cuadro y recorrer el particular universo de su autor.

 

Flavie Audi

 

 

Flavie Audi domina el cristal en todas sus dimensiones. Sus trabajos son profundamente orgánicos, como si cada pieza hubiera surgido de la naturaleza. Pero, en realidad, hay mucho más detrás de sus esculturas, que parecen irradiar o absorber la luz por sí mismas.

 

En su primera exposición en Londres, Cell-(estial), Audi recurrió a la fotografía y el cine a través de sus vidrieras, un recurso para hacer converger lo natural y lo artificial. Precisamente dos características que definen su obra: el cristal como un elemento natural fabricado por el hombre de manera artificial. Un proceso que requiere un gran conocimiento técnico, pero en el que la artista introduce cierto factor de azar, lo que dota a cada pieza de un aspecto casi geológico.

 

 

El ejemplo perfecto de ello, es su serie Fluid Rocks, donde Flavie Audi crea “rocas” de vidrio soplado, al que añade pigmentos y metales preciosos para provocar reacciones químicas que modifican la estructura de cada escultura y la hacen única e irrepetible. El resultado es un objeto de gran belleza a medio camino entre dos mundos. Un meteorito compuesto por materiales familiares pero modelado por el azar y la inspiración.

 

 

 

FOTOS: Belén Imaz para AD, Real Estate Market & Lifestyle, Álvaro García y Billal Taright.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *