Archilovers

Capitales mundiales del diseño: México DF

Desde 2008, la World Design Organization escoge cada dos años su Capital Mundial del Diseño. En 2022, Valencia será la primera ciudad española en ostentar este reconocimiento, así que nos ha parecido una excusa estupenda para conocer la demás. Esta semana empezamos con una ciudad fascinante: México DF.

 

 

El dios del Sol, Huitzilopochtli, les dijo a los aztecas que encontrarían su tierra prometida cuando avistasen un águila devorando a una serpiente encima de una chumbera. La cosa no debió de resultar sencilla, porque, cuando la vieron, el águila había escogido una roca en medio de un lago.

Aun así, los aztecas perseveraron y fundaron Tenochtitlan en el siglo XIV, una de las mayores ciudades del mundo en su época y capital de un vasto imperio que dominaba gran parte de Mesoamérica. Con la llegada de los conquistadores españoles, la ciudad cayó en manos de Hernán Cortes y sus aliados indígenas, pero nunca perdió su importancia ni su grandeza.

 

 

Hoy es una de las ciudades más pobladas y el centro de la vida cultural y económica de uno de los países con mayor personalidad del mundo. Los ingredientes perfectos para encontrar una arquitectura única. A continuación, te invitamos a recorrer nuestros edificios favoritos en la actual Capital Mundial de Diseño.

 

Museo Soumaya

 

 

Las espectaculares formas del Museo Soumaya son un diseño del estudio Fernando Romero Enterprise, que en 2011 ideó este edificio como elemento identitario de un antiguo distrito industrial del DF. Sus 45 metros de altura están recubiertos de 16.000 piezas hexagonales de acero pulido que cambian de color según la hora y la climatología.

 

 

En su interior, encontramos una gran colección de objetos que abarcan cinco siglos, entre los que destaca la mayor colección privada del mundo de esculturas de Rodin. Sin lugar a dudas una visita obligada en el México más moderno y cosmopolita.

 

Palmas 555

 

 

En 1975 Juan Sordo Madaleno diseñó esta obra cumbre del brutalismo americano en el que su volumetría genera un efecto casi escultórico. Sus 9 pisos de oficinas se asientan sobre un basamento de 2 plantas de uso comercial recubierto de granito rojo.

 

 

La aparente sencillez de su planteamiento formal unido a su reconocible silueta lo han convertido en la obra más reconocida de su arquitecto. Un edificio atemporal y un símbolo del México empresarial de los 70.

 

Casa Gilardi

 

 

El genial arquitecto Luis Barragán realizó su última obra a los 80 años de edad en una parcela de 360 metros cuadrados. Y lo hizo manteniendo intacto su lenguaje arquitectónico, su paleta de colores y su limpieza de formas. Todo ello con la premisa de mantener un gran jacaranda y acoger una piscina.

 

 

Para obtener la mayor privacidad posible, el edificio da la espalda a la calle y se configura en dos volúmenes unidos por un corredor que cierra el patio central, de manera que la casa abraza al árbol y lo convierte en el centro del proyecto. Por otro lado, en cuanto a la importancia del color y la luz, basta con leer las palabras del propio Barragán: “Les diré un secreto: la piscina tiene un muro o columna rosa que no sostiene nada. Es una pieza de color situada en el agua, por placer, para traer luz al espacio y mejorar su proporción original”.

 

Casa O´Gorman

 

En 1929, Juan O´Gorman diseñó esta obra maestra del racionalismo. Un edificio que busca la optimización de los recursos y se convierte en la primera obra del movimiento moderno de la arquitectura mexicana.

 

 

Como es habitual en el racionalismo, en la casa O´Gorman destaca el juego de volúmenes y la fluidez de los espacios, así como la exposición de todos los elementos funcionales del edificio. Los muros de hormigón también quedan vistos y la única concesión estética es la escalera curva que parece flotar en el aire desde el jardín hasta la primera planta.

 

Torre BBVA

 

 

En 2016 el estudio Legorreta+Legorreta diseñó una torre que representa la potencia económica del México más actual. A partir de un simple esquema de edificio de oficinas tradicional, el estudio reformuló el espacio creando entornos de trabajo conjuntos y favoreciendo la interrelación de los trabajadores.

 

 

Su ubicación en el Paseo de la Reforma, lo sitúa a las puertas del bosque de Chapultepec, adónde miran sus jardines elevados. Los tres pisos de altura del atrio, los ascensores de cristal con vistas al parque y el sky lobby de la planta 12 son solo algunos detalles que dan cuenta de la espectacularidad de este gran proyecto.

 

 

Fotos: Guillermo Zamora, Sordo Madaleno Arquitectos, Connie Hurtado, Lego Rogers, BBVA, Latempestad, Arquine, Laurian Ghinitoiu

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *