Archilovers

Arquitectura para el deporte

¿Recuerdas aquello de mens sana in corpore sano? A nosotros nos suena genial y no podemos estar más de acuerdo. Por eso, esta semana queremos descubrir cómo entienden el deporte algunos de los mejores arquitectos de nuestro tiempo. Quédate con nosotros y acompáñanos en este paseo por nuestras instalaciones deportivas favoritas.

Una de la premisas de toda buena arquitectura es adaptarse a las necesidades de su uso. Y, precisamente, el uso deportivo es seguramente uno de los más antiguos, con su mejor ejemplo en Olimpia y Delfos; auténticas ciudades deportivas de la antigüedad cuya concepción ha dado lugar a las modernas villas olímpicas, recintos absolutamente imprescindibles en cualquier ciudad anfitriona de unos Juegos Olímpicos.

Con unas raíces tan profundas, es fácil imaginar la importancia de la arquitectura deportiva. De hecho, nosotros mismos somos conscientes del papel que juega la práctica del deporte en los nuevos desarrollos residenciales. Por ello, muchos de nuestros proyectos más emblemáticos destacan por la calidad de este tipo de instalaciones, desde el circuito de running de La Finca, a la espectacular piscina de The Edge, pasando por las pistas de pádel de Nature, o el gimnasio de The Collection o The Kube . Todas ellas son, además de una manera perfecta de disfrutar del tiempo libre, una parte esencial del estilo de vida que queremos hacer posible en nuestras promociones. En definitiva, la alianza perfecta entre arquitectura y salud.

A continuación te mostramos algunas de nuestras fuentes de inspiración:

 

Centro deportivo de Llobregat de Álvaro Siza (2005)

 

 

El genial Pritzker portugués proyectó en Cornellà un increíble centro deportivo en el que el agua es la gran protagonista. Sus contornos suaves y armónicos se funden con la orografía del terreno y forman parte de un enorme parque deportivo en el que también se incluirá el estadio del Espanyol. Sin lugar a dudas, la obra de Siza destaca del resto de construcciones colindantes; la línea de sus cubiertas evoca el paisaje y las suaves colinas de Barcelona y, una vez en su interior, la sensación es la de haber entrado a un mundo aparte. Frente a las líneas rectas de la gran caja central, las piscinas exterior e interior se sitúan junto y dentro de un tambor ovalado, separadas tan solo por una lámina de cristal. Ambas se han concebido como playas artificiales (quizás influidas por sus maravillosas Piscinas das marés, de las que ya os hemos hablado); una circular y a pleno sol, como una cala al final de una suave pendiente y, la otra, iluminada cenitalmente por decenas de lucernarios.

 

Arena Aix de Christophe Gulizzi y Auer Weber (2017)

 

 

Aix-en-Provence cuenta desde 2017 con uno de los centro deportivos más espectaculares de Francia. Situado a la entrada de la ciudad, sus formas sinuosas se enmarcan en las suaves elevaciones del terreno circundante. No obstante, su fachada de aluminio reclama el protagonismo de un paisaje cubierto de vegetación, reflejando a veces sus tonos verdes, o destellando bajo la luz del sol. Su aspecto futurista y su carácter profundamente estetista esconden un edificio profundamente funcional, pensado para ser utilizado como un gran teatro del deporte. Una alegoría de la enorme importancia social que han alcanzado algunos eventos deportivos.

 

Gimnasio Maravillas de Alejandro de la Sota (1962)

 

 

 

De acuerdo, puede que a simple vista no sea el edificio más espectacular de nuestra selección, pero es uno de los grandes clásicos de la arquitectura deportiva española. Su autor es también uno de nuestros arquitectos preferidos, con obras tan representativas como el edificio del Gobierno Civil de Tarragona o la Pedanía de Esquivel. En este caso, De la Sota se enfrentó al reto de construir un edificio polideportivo en el aire, pues el terreno que debía acogerlo era una ladera con una gran pendiente. La solución consistió en aprovechar la altura libre para crear distintos niveles, con el gimnasio en la cota más baja y, en la más alta, sobre la terraza, el patio del colegio y sus pistas deportivas. Esto último supuso un reto de diseño e ingeniería. Para empezar, la necesidad de una cubierta transitable impedía una iluminación cenital, un inconveniente que el arquitecto solucionó situando unas grandes ventanas en la parte superior, al tiempo que retranqueaba las plantas intermedias. Gracias a ello y a su buena orientación, la luz podía llegar al interior de todo el edificio. Por su parte, el desafío en ingeniería radicó en la gran distancia entre apoyos que debía salvar la estructura, algo que en este tipo de edificios se suele solventar con una cubierta ligera. Sin embargo, la necesidad de situar las pistas en la parte superior, obligó a crear una ingeniosa sección que, a su vez, permitió suspender la sala de conferencias y los laboratorios sobre el vacío del gimnasio. A veces, la sencillez y la funcionalidad son sencillamente espectaculares.

 

Gimnasio de la Universidad de Tianjin de Atelier Li Xinggang (2015)

 

 

Durante los últimos años, el gigante asiático ha vivido un verdadero despertar de la arquitectura de vanguardia. Una situación que también podemos hacer extensible a su arquitectura deportiva, en la que los Juegos Olímpicos de Pekín fueron esenciales para crear algunas de las construcciones deportivas más espectaculares del planeta. Aún así, en esta ocasión, queremos traeros un proyecto algo menos mediático. Un gimnasio universitario cuyo diseño nos ha cautivado desde el primer golpe de vista. Con una apariencia interior a medio camino entre una catedral y una fábrica, la textura del hormigón con encofrado de madera, los ladrillos curvos y las nervaduras de las cubiertas generan una atmósfera casi irreal, una sucesión de ambientes en donde los espacios se interrelacionan sin interferir en sus respectivas funciones.

 

Photo: Aresta, Pinimg, Lisa Ricciotti, Archello,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *