Archilovers

La gran fiesta de la arquitectura madrileña

Esta semana se celebra la XIV Semana de la Arquitectura organizada por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid en colaboración con el Ayuntamiento de la capital. Entre las muchas ponencias y actos que tendrán lugar las instalaciones del COAM, nosotros destacamos una que ocurrirá al otro lado de sus muros: las visitas a aquellos edificios que se han constituido como hitos en la arquitectura de nuestro país.

Como podrás ver en esta web, la lista de edificios es considerable. Estamos convencidos de que, algún día, uno de los nuestros estará entre los seleccionados, pero, hasta entonces, te invitamos a visitar con nosotros aquellos que más nos inspiran.

 

Fundación Fernando Higueras

Al genial arquitecto madrileño un amigo tarotista le predijo que en tres años estaría bajo tierra y con un ciprés encima. Desde ese momento, Higueras decidió tomar la iniciativa y empleó ese tiempo en plantar un ciprés y crear su particular rascainfiernos, un edificio subterráneo que contiene en dos niveles una vivienda y un estudio. Todo ello diáfano e iluminado por una gran claraboya situada sobre un patio central de 8 metros de altura que atraviesa la construcción de arriba a abajo. La maravillosa luz cenital se complementa con un silencio absoluto y una temperatura constante entre 20 y 25 grados, un ambiente tan ideal que según su autor solo tenía un defecto: se estaba tan bien dentro que apenas salía al exterior.

 

 

Castellana 81

Uno de los edificios más emblemáticos de La Castellana y también de su autor, Saénz de Oiza, es el rascacielos de Castellana 81. Una torre de 107 metros cuyo revestimiento de acero se va tornando ocre con los años y que acaba de salir de un profundo proceso de rehabilitación. El resultado es un edificio reinventado para convertirse en un referente en cuanto a sostenibilidad, tecnología y accesibilidad; todo ello sin perder un ápice de su singularidad y su calidad arquitectónica.

Todo ha cambiado para que las vistas sean las mismas de siempre. Madrid a tus pies a través de las cristaleras que recorren de forma ininterrumpida cada planta, llegando a curvarse en las esquinas para no perder detalle. Un futuro asegurado para este edificio cuya estructura se asienta en dos pilares que sortean a horcajadas el túnel del ferrocarril que transcurre bajo sus cimientos.

 

CaixaForum

La antigua central eléctrica de Mediodía era un edificio abandonado en plena ruta de los museos. A un paso del Reina Sofía, Junto al Thyssen y enfrente del Prado, el estudio Herzog & De Meuron convirtió aquella vieja construcción industrial en uno de los iconos culturales de la capital. Para conseguirlo, decidieron respetar los muros de ladrillo originales y realizar una ampliación revestida de planchas de hierro que parecen livianas gracias al juego de transparencias que establecen entre ellas. La escalera de acceso y el jardín vertical, con sus más de 15.000 plantas son dos motivos más para visitar este edificio que parece levitar sobre el suelo de Madrid.

 

 

Campus Repsol

Nuestro colaborador, el arquitecto Rafael de La-Hoz, quien ha ideado nuestra promoción en Estepone llamada The Edge, es también el autor de este complejo de oficinas que se ha erigido como ejemplo de sostenibilidad a nivel mundial. A la hora de proyectarlo, De La-Hoz hizo un verdadero ejercicio de optimización energética para crear un conjunto altamente eficiente. Las fachadas de cristal permiten el paso de la luz, mientras que las láminas que envuelven los bloques, gracias a su orientación matizan la luz y mejoran los efectos del soleamiento en cada época del año. Además, su gran jardín interior se abastece de un depósito de agua de lluvia de 300.000 litros, un detalle que, unido a la tecnología inteligente que regula la temperatura interior, hacen de Campus Repsol un edificio único en España.

 

 

Hipódromo de la Zarzuela

Carlos Arniches Moltó diseñó en 1935 uno de los edificios más avanzados de la capital. Situado en el privilegiado enclave del Monte de la Zarzuela, el hipódromo de Madrid está reconocido como una de las grandes obras de ingeniería de la primera mitad del siglo XX en todo Europa. Su diseño, completamente vigente hoy en día, no solo responde a criterios estéticos, sino también funcionales. Esta joya arquitectónica, como la denomina el propio COAM, fue rescatada de su preocupante abandono en 2009, cuando el Ministerio de Cultura lo declaró Bien de Interés Nacional con categoría de Monumento. Un reconocimiento que culminó con las obras de rehabilitación de Junquera Arquitectos en 2015. Ahora puedes visitarlo y disfrutarlo como el primer día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *