Living In Style

Puerta de Hierro. Naturaleza en la ciudad

La mitad de los habitantes de la Comunidad de Madrid vive en alguno de los distritos de la capital. El otro 50% se reparte entre los pueblos históricamente denominados “ciudades dormitorios” y unos pocos núcleos rurales poco poblados. La ventaja de estos últimos radica en el contacto con la naturaleza y sus desventajas son bastante obvias: horas de atasco, escaso transporte público y una limitada oferta de servicios públicos.

Sin embargo, existe un distrito madrileño que reúne todas las ventajas de una localización natural y la comodidad de vivir a 10 minutos de plaza de Castilla. Ese distrito no es otro que Puerta de Hierro, un entorno que permite jugar al golf y sumergirse en la naturaleza de las numerosas zonas verdes que lo circundan.

Estas ventajas ya las supieron ver a principios del siglo XX, cuando miles de madrileños tomaban el tranvía desde las ajetreadas calles del centro hasta el Country Club de Puerta de Hierro. Las cualidades del paraje y su cercanía llevaron a la construcción de los primeros complejos residenciales, lo que supuso una respetuosa integración urbana del entonces llamado “campo de Madrid”.

Un desarrollo urbanístico sostenible

Como podemos comprobar aún hoy en día, el ambiente lúdico, la tranquilidad y la proximidad del pulmón verde del Monte del Pardo son las señas de identidad que definen al barrio de Puerta de Hierro. No existe en Madrid ningún otro enclave capaz de aunar la proximidad urbana con los bosques que un día cubrieron la línea oeste de la capital.

La evolución urbanística de Puerta Hierro y su sofisticación nos inspiraron para crear The Collection, un proyecto a la altura de su entorno; un residencial sostenible y heredero de aquel espíritu de ocio que motivó la construcción de las primeras viviendas.

Diseño de vanguardia para un jardín vertical

Al igual que en el resto de nuestras promociones, la máxima calidad de los materiales debía de ser complementada con un diseño representativo que, al mismo tiempo, se integrase en el tejido urbano ya existente. Para hacerlo posible, el prestigioso arquitecto Joaquín Torres y su estudio A-cero fueron los elegidos.

La habitual calidad estética y funcional de Torres toma forma de jardín vertical en los edificios de The Collection. El juego de volúmenes de las fachadas alterna los amplios ventanales con grandes elementos geométricos que se separan para dejar espacio a las jardineras integradas. De esta manera, cada vivienda adquiere su propia personalidad y las construcciones se dinamizan y establecen una relación orgánica con el entorno. El residencial se configura como un todo y se integra en el espacio conjugando la privacidad y el disfrute de las zonas comunes.

En definitiva, un residencial que rinde homenaje a los orígenes de Puerta de Hierro, el único distrito de Madrid con todas las ventajas de un entorno natural y los servicios propios de una gran capital europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *